JESÚS GANA, SATANÁS PIERDE

“Entonces el dragón se airó contra la mujer, y fue a combatir al resto de sus hijos, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesús”

(Apocalipsis 12:17).

El capítulo 12 del libro de Apocalipsis nos presenta una imagen poderosa de la lucha entre el bien y el mal, entre Jesús y Satanás. En medio de esta batalla, podemos estar seguros de que Jesús es el vencedor y Satanás es el perdedor. Vamos a explorar este capítulo en detalle y ver cómo podemos aplicar su mensaje a nuestras vidas.

En conclusión, el capítulo 12 de Apocalipsis nos presenta una imagen poderosa de la lucha entre el bien y el mal, entre Jesús y Satanás. A pesar de que Satanás intenta destruir a la iglesia de Dios, Jesús ha asegurado la victoria y su pueblo prevalecerá en el tiempo del fin. La mujer, el hijo varón, el dragón y la vara de hierro son símbolos poderosos que nos ayudan a entender esta lucha, y el remanente de Dios es aquellos creyentes que permanecen fieles a Dios y a su Palabra en medio de las pruebas y persecuciones del tiempo del fin.

En última instancia, el mensaje de Apocalipsis 12 es que Jesús gana y Satanás pierde. Dios ha asegurado la victoria a través de la obra redentora de Jesucristo, y aquellos que creen en Él pueden confiar en que serán protegidos y preservados por la gracia y el poder de Dios. Debemos aceptar esta victoria y vivir en obediencia a Dios, sabiendo que Él es nuestro refugio y fortaleza en medio de cualquier adversidad que enfrentemos.

LA BATALLA EN CIELO

El pasaje de Apocalipsis 12:7-9 describe una batalla en el cielo entre Miguel y sus ángeles y el dragón y sus ángeles. Esta batalla representa la lucha entre el bien y el mal, entre Jesús y Satanás, que se extiende a través del universo.

Miguel es un nombre que se traduce como “¿Quién como Dios?” y se considera que se refiere a Jesús, quien es la imagen del Padre en el cielo y también es el comandante del ejército celestial. El dragón, por otro lado, representa a Satanás, quien fue expulsado del cielo por rebelarse contra Dios.

La batalla en el cielo es una lucha espiritual en la que se enfrentan el bien y el mal. Esta lucha se refleja en la vida de las personas, donde hay una lucha entre la carne y el espíritu. En la batalla del cielo, Jesús y sus ángeles ganan, y Satanás y sus ángeles son expulsados del cielo. Esto demuestra que el poder de Dios es más fuerte que el poder de Satanás y que Jesús es el vencedor.

La victoria de Jesús en la batalla del cielo es una señal de que, en última instancia, él también ganará la batalla final contra Satanás en la tierra. Los cristianos pueden encontrar consuelo y esperanza en la victoria de Jesús, sabiendo que su poder y amor son suficientes para superar cualquier obstáculo que enfrenten en la vida.

EL ATAQUE DE SATANÁS

El ataque de Satanás es descrito en varios pasajes de la Biblia, incluyendo Apocalipsis 12:4-6 y 9, Efesios 5:25-27 y 32, y Salmo 2:7-9. Estos pasajes usan símbolos para describir el ataque y las tácticas de Satanás contra Dios y su pueblo. Los siguientes son los símbolos clave y su significado:

  • El dragón: En Apocalipsis 12:4-6 y 9, el dragón es descrito como un gran dragón rojo con siete cabezas y diez cuernos, y con una cola que arrastra a la tercera parte de las estrellas del cielo. Este símbolo representa a Satanás, quien es descrito en otras partes de la Biblia como un león rugiente buscando a quién devorar (1 Pedro 5:8).
  • La mujer: En Apocalipsis 12:1-2, la mujer es descrita como una mujer vestida de sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas en su cabeza. Esta mujer representa a la iglesia, el pueblo de Dios, que da a luz a Jesús y está en conflicto con Satanás.
  • El hijo varón: En Apocalipsis 12:5, el hijo varón es descrito como aquel que es arrebatado al trono de Dios y a su poder. Este hijo varón es Jesús, quien vino al mundo para salvar a la humanidad del pecado y la muerte.
  • La vara de hierro: En Salmo 2:7-9, la vara de hierro es descrita como la herramienta que el hijo de Dios usará para gobernar a las naciones de la tierra y vencer a sus enemigos. Esta vara de hierro representa el poder y la autoridad de Jesús como el Rey de reyes y Señor de señores.

En Efesios 5:25-27 y 32, se describe el ataque de Satanás como un intento de corromper y destruir la iglesia, el pueblo de Dios. Satanás utiliza tácticas como el engaño, la tentación y la división para alejar a los creyentes de Dios y hacerlos caer en pecado. Sin embargo, Jesús ha vencido a Satanás en la cruz y ha asegurado la victoria de su iglesia. La iglesia es purificada por la palabra de Dios y es presentada a Jesús como una novia sin mancha ni arruga.

En resumen, el ataque de Satanás se describe en la Biblia a través de símbolos como el dragón, la mujer, el hijo varón y la vara de hierro. Satanás utiliza tácticas como el engaño y la tentación para corromper y destruir la iglesia, pero Jesús ha vencido a Satanás en la cruz y ha asegurado la victoria de su pueblo. La iglesia es purificada por la palabra de Dios y es presentada a Jesús como una novia sin mancha ni arruga.

ACEPTEMOS LA VICTORIA DE JESÚS

Apocalipsis 12:10-11 dice: “Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque el acusador de nuestros hermanos ha sido arrojado, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte”.

Este pasaje habla de cómo los creyentes pueden aceptar la victoria de Jesús en sus vidas. La voz que se escucha en el cielo anuncia que la salvación, el poder y el reino de Dios han venido a través de Jesús y que el acusador (Satanás) ha sido arrojado. Esto significa que Satanás no tiene más poder para acusar a los creyentes delante de Dios, porque la sangre del Cordero (Jesús) los ha redimido y los ha hecho justos ante los ojos de Dios.

Los creyentes pueden aceptar la victoria de Jesús en sus vidas a través de la fe en él y en su obra redentora en la cruz. Al confiar en Jesús y en su sacrificio, los creyentes pueden estar seguros de que sus pecados han sido perdonados y que tienen la vida eterna en él. También pueden aceptar la victoria de Jesús sobre el pecado y la muerte en sus vidas cotidianas, viviendo una vida santa y obediente a la voluntad de Dios.

Además, el pasaje menciona que los creyentes vencen al diablo por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos. Esto significa que los creyentes pueden resistir las tentaciones y ataques del diablo mediante la confesión de su fe en Jesús y en su obra redentora, y mediante el testimonio de su vida transformada por el poder del Espíritu Santo.

En resumen, aceptar la victoria de Jesús implica confiar en él y en su obra redentora, vivir una vida santa y obediente, y resistir las tentaciones y ataques del diablo mediante la confesión de nuestra fe y el testimonio de nuestra vida transformada.

LA MUJER DEL DESIERTO

Apocalipsis 12:6 describe a una “mujer vestida del sol” que huye al desierto para escapar del dragón, que se identifica como Satanás. Esta mujer ha sido interpretada de diferentes maneras a lo largo de la historia de la interpretación bíblica. Una interpretación común es que la mujer representa a la iglesia fiel de Dios que huye al desierto para escapar de la persecución de Satanás y su sistema. El desierto se interpreta como un lugar de protección, así como un lugar de prueba y purificación.

En el contexto de Apocalipsis, el libro está dirigido a siete iglesias en Asia Menor que están experimentando la persecución por parte del Imperio Romano. La imagen de la mujer huyendo al desierto puede ser una metáfora de la situación de estas iglesias. Además, la mujer es descrita como “vestida del sol”, que puede ser una imagen de la justicia y la pureza de la iglesia. En última instancia, la mujer representa la victoria final de la iglesia sobre el mal y la redención a través de Cristo.

ELREMANENTE DE DIOS EN EL TIEMPO DEL FIN

El remanente de Dios en el tiempo del fin se menciona en Apocalipsis 12:17, que dice: “Entonces el dragón se enfureció contra la mujer, y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo”.

Este “resto” o “remanente” se refiere a aquellos creyentes que permanecen fieles a Dios y a su Palabra en medio de las pruebas y persecuciones del tiempo del fin. Son aquellos que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo, lo que significa que viven una vida de obediencia a Dios y dan testimonio de su fe en Cristo.

La imagen del remanente de Dios en el tiempo del fin también aparece en otros pasajes bíblicos, como en Isaías 10:22-23 y Romanos 9:27-28. En estos pasajes, el remanente se describe como un grupo pequeño y fiel que sobrevive a la destrucción y el juicio de Dios.

En resumen, el remanente de Dios en el tiempo del fin son aquellos creyentes que permanecen fieles a Dios y a su Palabra en medio de las pruebas y persecuciones finales, y son preservados por la gracia y la protección de Dios.

Pr. Robert Costa.

Himnos sugeridos

Jesús Te Puede Ayudar

No espere mas...

Pedidos de Oración

14 + 5 =

¿Quieres recibir más mensajes como este?

¿Quieres recibir más mensajes como este?

Suscríbete a nuestra lista de entrega de mensajes para el crecimiento Espitritual.

Bendiciones! Pronto le estaremos enviamndo mensajes de crecimiento espiriyual.

Share This