lunes 1 de abril | DIA 10

FARISEOS

JOYA BÍBLICA

“Jesús también enseñó: ¡Cuídense de los maestros de la ley religiosa! Pues les gusta pavonearse en túnicas largas y sueltas y recibir saludos respetuosos cuando caminan por las plazas. ¡Y cómo les encanta ocupar los asientos de honor en las sinagogas y sentarse a la mesa principal en los banquetes! Sin embargo, estafan descaradamente a las viudas para apoderarse de sus propiedades y luego pretenden ser piadosos haciendo largas oraciones en público. Por eso serán castigados con más severidad.”

(Marcos 12: 38).

OBEDECER

En la Escritura es claro que Dios no tan solo cuida a aquellos que sirven, sino porque sirven. El espíritu de los fariseos era ayudar a otros con el fin de conseguir algo de los que ayudaban. Por lo menos hay tres problemas con los fariseos.

1. Les encantaba que la gente los reconociera.
En realidad lo único que podemos hacer cuando damos gloria o reconocimiento es señalar a Jesús. Los fariseos no perdían el tiempo en señalar lo que habían hecho. Cuando sirvas, no digas lo Bueno que eres, sino menciona en todo momento lo bueno que es Jesús.

2. Se preocupaban por las cosas más pequeñas.
El texto nos muestra que los fariseos se preocupaban más por la opinión de la gente que por ayudar al que estaba en necesidad. ¿Esa es la realidad de tu vida? ¿De tu congregación? ¿De tu familia? ¿Te preocupas más por la gente que está lejos de Dios que por un grupo de amigos de la iglesia? El problema de las iglesias no es que seamos amistosos, es que somos amistosos con nosotros mismos. ¡Es hora de cambiar!

3. Su vida personal era un desastre.
Públicamente confrontaban; en privado estafaban. Todavía no es visto a un fariseo que lo que señale en público no lo viva en privado para manifestarlo en público después. Usualmente criticamos en público lo que hacemos en privado. La solución para este problema complejo es aceptar y extender la gracia en vez de la crítica. Especialmente con los que no lo merecen.

SABER COMPARTIRLO

  1. Elogia a un extraño con sinceridad.
    2. Has una tarea por otra persona.
    3. Dale un regalo extraordinario a otra persona.

MI ORACIÓN PARA EL DÍA DE HOY:

Señor, ayúdame a preocuparme por lo verdaderamente importante: amarte a ti y a preocuparme por tus hijos ofreciéndoles ayuda. Ayúdame a dejarles el reconocimiento a otros.

Una persona que me gustaría reconoceré por su labor es: __________________________________________________________

Jesús Te Puede Ayudar

No espere mas...

Pedidos de Oración

13 + 12 =

¿Quieres recibir más mensajes como este?

¿Quieres recibir más mensajes como este?

Suscríbete a nuestra lista de entrega de mensajes para el crecimiento Espitritual.

Bendiciones! Pronto le estaremos enviamndo mensajes de crecimiento espiriyual.

Share This